Parte 4

La tierra prometida y un misterioso gestor

Entre 2012 y 2016, el gobierno de Aguascalientes donó 437.84 hectáreas a Nissan Mexicana a través del FIADE. Además de los 814 millones de pesos que pagó por el terreno, el fideicomiso cubrió una indemnización de 31.3 millones de pesos al arrendatario de uno de los lotes que adquirió. La construcción de la planta A2, que según Nissan Mexicana se terminó en tiempo récord, inició oficialmente en julio de 2010 y contribuyó a colocar a la empresa como líder del mercado automotriz.

Según los ejidatarios que vendieron esos terrenos, Juan Antonio Jáuregui Verdín y un familiar suyo al que identifican como “Julio” encabezaron el grupo que se acercó a tratar la venta individual de las parcelas en Peñuelas y Montoro.

Excepto en dos, Jáuregui Verdín aparece como gestor de la venta de tierras en todos los contratos de compraventa, mediante los que el FIADE adquirió terrenos para Nissan. De acuerdo con esos documentos, recibió una comisión de 2.5% del precio que se pagó a los ejidatarios por cada metro cuadrado. El FIADE le pagó al menos 19.5 millones de pesos.

Contrato de Compraventa

Los contratos de compraventa estipulan que, por cada terreno, el FIADE hizo una transferencia o emitió un cheque de caja a nombre del vendedor y otro a favor de Jáuregui Verdín. Pero oficialmente Jáuregui es un desconocido. El FIADE respondió a dos solicitudes de información que no tiene registro de contratación o pagos por gestoría a su nombre. Entregó una lista de transferencias que reconoce haber realizado —de las que admitió que no conserva respaldo documental— y en ninguna aparece Juan Antonio Jáuregui Verdín.

El conocido de la familia Lozano volvió a gestionar la venta de tierras en Peñuelas para Nissan en 2013, en operaciones de la empresa a través del fideicomiso 15053-02-02. A pesar de ser un fideicomiso privado, también recibió recursos públicos de Aguascalientes: 39.2 millones de pesos de la Secretaría de Finanzas estatal para adquirir un terreno del Instituto de Vivienda y 4.6 millones aportados por el FIADE para la compra de otro terreno. Además, el FIADE asesoró a este fideicomiso en la adquisición de más tierras.

Según los contratos de las compraventas realizadas vía el fideicomiso de Nissan Mexicana, Jáuregui Verdín elevó su tarifa a 6% del precio por cada metro cuadrado que la compañía compró. Cobró 3.2 millones de pesos más.

En los testimonios recabados para este reportaje, al menos tres ejidatarios aseguraron haber pagado a Jáuregui comisiones extra —sin que exista prueba documental— de entre 30 mil y 50 mil pesos. El gestor, relataron, los llevó con el notario Moisés Rodríguez Santillán para protocolizar la venta de las tierras. Al finalizar el proceso, el fedatario obtuvo 3.5 millones de pesos por honorarios y otros 24.9 millones para el pago de impuestos.

Doble ventaja: Nissan Mexicana vende parte de los predios donados

Los cambios legales que Carlos Lozano consiguió en el Congreso en 2012 no solo le dieron un manto discrecional con el cual operar durante su gobierno. También permitieron a Nissan Mexicana obtener una utilidad de los recursos públicos que el estado le había regalado.

El 25 de agosto de 2015, Nissan Mexicana vendió 109.65 hectáreas del terreno donde había instalado su planta A2 por 17.3 millones de dólares (293.6 millones de pesos al tipo de cambio de la época). Se trataba de una parte de los predios que el gobierno de Aguascalientes le había regalado tres años antes.
Planos de Nissan

Planos de la zona donde fue construida la planta A2 de Nissan Mexicana en Aguascalientes.

El comprador fue Cooperation Manufacturing Plant Aguascalientes, una nueva empresa que Nissan Motor Co. Ltd. —la empresa que controla Nissan Mexicana— y Daimler AG habían registrado en la Ciudad de México en 2015 para instalar una planta que comenzaría a operar en 2017, fabricando vehículos de las marcas de lujo Infiniti y Mercedes Benz.

COMPAS, el acrónimo con el que se conoce a la planta, anunció una inversión de mil 360 millones de pesos y produjo su primera unidad de Infiniti en noviembre de 2017.

Normalmente, cuando el estado dona un inmueble a un particular lo hace para un fin específico. Sin embargo, al apoyar la reforma de Lozano, el Congreso avaló que los fideicomisos públicos pudieran donar inmuebles sin necesidad de autorización del Poder Legislativo y sin establecer un destino específico.

Diagrama de relación entre empresas

Diagrama de relación de Cooperation Manufacturing Plant Aguascalientes (COMPAS).

En las copias certificadas de las escrituras que el FIADE entregó vía transparencia consta que el fideicomiso donó los predios a Nissan Mexicana “sin restricción alguna”. Otras condiciones de la donación están establecidas en el Convenio Marco, cuya versión pública se espera recibir en próximos días.

Para Miguel Soto, de PODER, esta venta también viola el compromiso anti-corrupción de Nissan Motor Co. Ltd. en el Pacto Global. Pero al tratarse de una iniciativa voluntaria, no tendría más consecuencia que la posibilidad de que la armadora sea expulsada del pacto.

En opinión del abogado fiscalista Marco Ramírez, que Nissan Mexicana vendiera tierras que el estado le había donado —y las reformas legales que lo permitieron— violó la Constitución mexicana y la local.

“Todo lo que son bienes del estado tiene una finalidad y un destino, que siempre va a ser público. Eso es por Constitución (...) El estado puede tener bienes para el uso privado, pero aunque el uso del bien sea privado, es parte del patrimonio del estado, y al formar parte del patrimonio del estado, se tiene que utilizar para el interés social. Para satisfacer necesidades colectivas aún y cuando su uso sea privado", sostiene Ramírez Rodríguez.

Además, considera, el FIADE debió establecer que donaba los terrenos para que Nissan Mexicana instalara una fábrica y produjera vehículos, no para que lucrara con la tierra.

“En el momento en el que se le dona a través del Fideicomiso, (la empresa) tiene que usarlo para lo que dice el Fideicomiso y no pueden darle un avalúo y venderlo. Si dicen que no hubo un daño al erario, sí lo hubo porque el Estado lo donó y Nissan lo vendió (...) Ahí se comprueba que (el estado) lo pudo haber vendido porque alguien lo compró”, señala.

Para Saúl Favela Narváez, corredor público número 12 de Aguascalientes y abogado especialista en derecho corporativo, también resulta extraño que el FIADE donara los terrenos sin establecer un fin específico. Pone como ejemplo que en los reglamentos de parques industriales públicos se establecen plazos para que los compradores de lotes comiencen a construir; de incumplirlos, el Fideicomiso de Desarrollos Industriales de Aguascalientes puede rescindir la compraventa y disponer del terreno para volverlo a vender.

Sobre la venta de tierras de Nissan Mexicana a COMPAS, Favela señala que no fue ilegal, pero sí una operación poco común entre alianzas corporativas como la establecida entre Nissan y Daimler.

“Lo encuentro raro. Lo que sí veo ahí es que, por lo menos en la escritura de donación, no hay ninguna restricción. En su momento, el Gobierno del Estado debió justificar por qué está donando y establecer una carga o por lo menos alguna condición para que la empresa adquiriente pudiera destinar los bienes a los fines que se establecen y no para venderlo”, explica.

Otra de las razones por las que Favela Narváez considera que la venta del terreno es extraño es porque no significó ningún beneficio fiscal para ninguno de los socios de COMPAS —Nissan Motor Co. Ltd. y Daimler AG—, pero sí una carga fuerte para Nissan Mexicana, que recibió los 17 millones de dólares y debió pagar Impuesto Sobre la Renta.

“Se antoja un poco complicado porque Nissan debió haber pagado de ISR una cantidad monstruosa, porque el diferencial que hay entre el precio de adquisición —que fue cero porque lo adquirió mediante donación— y en lo que lo vendió, pues tuvo un incremento patrimonial importante, entonces debe haber pagado el 30 por ciento, aproximadamente de ISR”, explica el corredor público.

Mapa de relaciones de poder de la Operación Nissan II.

Entre 2012 y 2013, el Fideicomiso de Inversión y Administración para el Desarrollo Económico del Estado de Aguascalientes (FIADE) gastó al menos

845.3 Millones

de pesos en la compra de parcelas de los Ejidos Peñuelas, Montoro y Cotorina.

523.9
millones de pesos
Compra de parcelas

El FIADE adquirió por lo menos 523.9 hectáreas, equivalentes a 5.2 millones de metros cuadrados. Nissan había solicitado al menos 500 hectáreas.

19.5
millones de pesos
Cobrados por Juan Antonio Jáuregui Verdín

Según los contratos de compraventa notariados, Juan Antonio Jáuregui Verdín cobró el 2.5% del precio por metro cuadrado por gestionar la venta de las parcelas. Jáuregui, quien ha vendido terrenos para que la familia Lozano crezca su rancho en el municipio de El Llano, Aguascalientes, cobró al menos 19.5 millones de pesos.

800
millones de pesos
Pagos por FIADE

El FIADE no tiene registro de las comisiones que pagó a Jáuregui. El fideicomiso reconoce haber hecho 428 transferencias bancarias a particulares por más de 800 millones de pesos, de las cuales no tiene soporte documental, entre el 9 de diciembre de 2011 y el 31 de diciembre de 2014.

770.5
millones de pesos
Por las parcelas

El FIADE adquirió por Según esa lista de transferencias, el FIADE pagó solo 770.5 millones de pesos por las parcelas.

848
Mil Pesos
“Comisiones” para bancos

Otros 848,470.22 pesos fueron para Corporativo Banco del Bajío S.A. y Banco del Bajío S.A. IAB por “comisiones”.

24.9
millones de pesos
Pagos al notario

Al notario Moisés Rodríguez Santillán le transfirió 24.9 millones de pesos por “impuestos” y 3.5 millones de pesos por “honorarios”.

437.84
Hectáreas
FIADE dona a Nissan

Entre el 26 de diciembre de 2012 y el 2 de mayo de 2016, el FIADE donó a Nissan Mexicana 437.84 hectáreas para que instalara su planta A2.

109.65
Hectáreas
Nissan vende a Compas

El 17 de diciembre de 2015, Nissan Mexicana vendió 109.65 hectáreas que el FIADE le había donado a Compas, por 17.3 millones de dólares (293.6 millones de pesos al tipo de cambio de la época).